En el Ártico ruso, los osos polares, presionados por el deshielo, han invadido un pueblo y se han convertido en un peligro para los vecinos. Buscan comida en los vertederos porque en su habitat natural tienen difícil cazar por los efectos del cambio climático.

Compartir