La armonía con la que don Baldomero mueve sus manos para tocar su guitarra, es la misma con la que crea arte. Así es, son sus manos las que tejen canastas desde hace más de 4 décadas.

Compartir