Frente al avance y el creciente uso de las tecnologías, la ética y la protección de los datos personales van de la mano, pues resulta indispensable considerar el respeto y la dignidad de la vida basada en dicha información. En este sentido, los reguladores y las autoridades de la materia atestiguan, de primera mano, esta revolución digital, por lo que deben buscar mejores prácticas para el desempeño
de sus funciones, de acuerdo con los más altos estándares internacionales, argumentó Eva Abaid Yapur, Comisionada del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de México y Municipios (Infoem), en la Jornada por el Derecho de Acceso a la Información Pública, la Protección de Datos Personales y la Gestión Documental, en Querétaro.

Al participar en el Panel “Alcances y límites del derecho de acceso a la información y la protección de datos personales”, en el cual también intervino el Comisionado Javier Martínez Cruz, la Comisionada Abaid Yapur expuso que, en ocasiones, los propios usuarios de las redes sociales otorgan permisos relativos a la utilización de sus datos personales sin darse cuenta, como en el caso del
#10YearChallenge (reto de 10 años, en inglés). Si bien parece un tema inofensivo, participar en ello puede ayudar al reconocimiento facial a través de algoritmos de inteligencia artificial.

Finalmente, la integrante del Pleno del Infoem citó al Supervisor de Protección de Datos Personales de la Unión Europea, Giovanni Buttarelli, al puntualizar que “la tecnología debe ser diseñada para servir a la humanidad”. De manera contrastante, el Comisionado Javier Martínez Cruz se refirió a la relevancia del correcto resguardo de los datos concernientes a las personas fallecidas, ya que implica analizar e incluir asignaturas como el patrimonio moral y los derechos de personalidad, entre otros.

Compartir