El Premio Nacional de la Juventud es el máximo reconocimiento que otorga el Gobierno de la República, a las y los jóvenes mexicanos de entre 12 a 29 años de edad que destacan por su esfuerzo o dedicación al trabajo, estudio, superación, iniciativa, creatividad o productividad, con el objetivo de entusiasmar a otros jóvenes para inspirarlos a superarse personalmente y a participar en el progreso de su comunidad, premio que consta de dos categorías, una de 12 a 17 años y otra de 18 a 29 años, así como de diez distinciones: logro académico, expresiones artísticas y artes populares, compromiso social, protección al ambiente, fortalecimiento a la cultura indígena, ingenio emprendedor, derechos humanos, discapacidad e integración, aportación a la cultura política, y ciencia y tecnología.

Por lo que el pasado martes, en el Museo Interactivo de Economía de la Ciudad de México, Sedesol y el Instituto Mexicano de la Juventud entregaron el premio a 20 jóvenes destacados de nuestro país que consta de un diploma firmado por el Presidente de la República, 150,000 pesos en Contratos de Comisión Mercantil y Depósito de Títulos en Custodia y Administración y una medalla de oro.