En respuesta a los daños ocasionados por el sismo del pasado 7 de septiembre, el Gobierno de la República dio atención oportuna a la ciudadanía afectada en los estados de Chiapas y Oaxaca, además de las acciones de asistencia inmediata, se activaron los recursos del Fondo Nacional de Desastres Nacional (FONDEN) y de los estados para ser destinados a las personas que sufrieron daños en sus viviendas. La entrega de recursos por afectación se llevó a cabo en dos modalidades: daño parcial y daño total.

La definición de la clasificación de daños y el número de viviendas afectadas está a cargo de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), dependencia responsable del levantamiento de censos, así como de la pre-verificaciones y verificaciones.

Para las familias cuyas casas resultaron afectadas con daño parcial, se determinó la entrega de una tarjeta del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (BANSEFI) para disposición de efectivo.

Para aquellas personas cuyos hogares sufrieron daño total, se definió la entrega de dos tarjetas de BANSEFI: la primera, para disposición de efectivo y la segunda, destinada exclusivamente para la adquisición de materiales en comercios del giro de la construcción.

De acuerdo con el primer padrón de SEDATU, se llevó a cabo la primera entrega de las tarjetas. Cuando éste fue verificado, se registraron correcciones que derivaron en modificaciones en los procesos de entrega de las tarjetas de BANSEFI.

A la fecha se han entregado más de 23,000 tarjetas con las cuales se han realizado 37,000 operaciones por un monto total de 230 millones de pesos.

Esto implica que los beneficiarios han dispuesto de efectivo y han realizado compras en más de una ocasión con su tarjeta, lo que se tenía previsto desde el inicio de esta estrategia.

Cabe mencionar que en los cerca de 100 módulos de atención en los lugares de entrega y en la línea de atención BANSEFI 01-800-900-2000, se tienen registrados menos de 100 reclamaciones.

Éstas se concentran en los casos en los que ha habido reclasificación por verificación in situ por parte de SEDATU, al pasarlas de daño total a daño parcial. En otros casos, algunos de los beneficiarios que han presentado quejas recibieron dos tarjetas siendo clasificada su vivienda como daño parcial, razón por la cual, una de ellas no tiene saldo. Esta situación se explica dado que a estas familias les corresponde únicamente una tarjeta.

El Gobierno de la República reitera su firme compromiso, como lo ha sido desde el primer momento de la contingencia, de apoyar a las familias que sufrieron afectaciones en sus patrimonios.