Con una trayectoria iniciada hace más de cuatro décadas, el primer actor Mario Iván Martínez, tuvo una magnífica presentación en el Festival Quimera 2017, el embajador de la obra de Cri-Crí indicó que el propósito de sus espectáculos para niños es dignificar y sobre todo, diversificar la oferta infantil, evitando siempre ser copias oportunistas de historias extranjeras, por ello ha dedicado los últimos 20 años de su vida al este público como cuentacuentos de gran calidad, primordialmente por el respeto que muestra hacia los niños en la selección de las obras representadas.

Mario Iván pretende ofrecer un abanico de posibilidades literarias y musicales para que sea el público quien encauce sus intereses y tome aquellas que acaricien su sensibilidad. Él asegura que se divierte mucho con su trabajo y que en sus presentaciones encuentra una conexión empática sorprendente con los niños, hecho que lo motiva a dedicarse a dicho sector.
“La decisión de dedicarme a los niños tiene que ver con el disfrute personal, el que la pasa mejor soy yo, el primero que se divierte soy yo, encontré un importante vínculo de empatía con el público infantil, comencé a leer mucha literatura infantil y creo que puede ser una parte medular de mi desempeño a largo plazo, niños va a haber siempre”, agregó.

La escalinata del Calvario se llenó de niños ávidos de relatos que pusieron de manifiesto que el poder de la palabra y la magia de los cuentos no pasarán nunca de moda. Mario Iván Martínez iniciará espectáculo dedicado a Cri – Crí Que dejen toditos los sueños abiertos en el Centro Cultural Helénico el 22 de octubre en el Centro Cultural Helénico, a las 13:00 horas

Con su presentación en Quimera, el maestro logra descentralizar su trabajo llevándolo a escenarios fuera de la ciudad, compartiéndolo con públicos muy variados, incentivando festivales como éste, que fomentan la cultura y el arte, “aspectos que nos redimen como sociedad”, finalizó.

Compartir