Para combatir los ilícitos de lesiones y homicidio por homofobia, lesbofobia, identidad genérica, nacionalidad, raza o religión, el diputado Jesús Sánchez Isidoro propuso reformar el Código Penal de la entidad a fin de que se consideren como delitos calificados cuando sean motivados por odio, de acuerdo con el documento remitido a las comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales y de Procuración y Administración de Justicia, es deber del Estado tutelar derechos básicos como el de no discriminación y a la vida, los cuales son universales e irrenunciables.

El legislador subrayó que, para el caso de los delitos de homicidio y lesiones, la actuación del estado debe ser más firme porque cuando se cometen por razones de odio se incurre también en actos de discriminación y vulneración de los derechos más elementales.

El Código Penal vigente establece para el responsable de homicidio calificado de cuarenta a setenta años de prisión o prisión vitalicia y de setecientos a cinco mil días multa.