Más de 32 bailarines y músicos pertenecientes al Ballet Folklórico Nacional de Eslovaquia “Lúčnica”, mostraron al público del Festival Quimera, múltiples danzas tradicionales de diversas regiones del país europeo, ballet que nació en 1948 y regresó a México después de más de una década de ausencia, para cautivar a niños, jóvenes y adultos con su virtuosismo. Representa la riqueza cultural de aquella nación y muestra tanto originalidad como alto nivel de actuación artística en cada danza.
El director de Lúčnica, Marián Turner, expresó en entrevista que a lo largo de estos casi 70 años de trayectoria del grupo, se ha buscado difundir la cultura y tradición del país europeo, de una forma atractiva al público, por lo que agradeció la invitación a Quimera.

“El mensaje principal consiste en enseñar lo bonita que es Eslovaquia, pero es muy importante que la gente lo disfrute y mostrar lo internacional que es el lenguaje de la cultura para todos, sin necesidad de recurrir a traductores o algo, tú sólo puedes poner a la gente feliz, en cualquier parte del mundo, porque el arte es universal”, agregó Turner.

Respecto a las similitudes entre México y Eslovaquia, manifestó que “este es el folklor nacional tan fuerte como el de México, ustedes tienen un hermoso folklor, vestimentas muy coloridas y nosotros también hacemos uso de colores llamativos con trajes hechos a mano”.

Recalcó que ambos países tienen semejanzas con sus respectivas diferencias: “nosotros estamos al centro de Europa, ustedes en Latinoamérica, así es que son distintas melodías, armonías y pasos en las danzas, pero lo fundamental es que ambos lo hacemos con el corazón. La gente busca algo para divertirse, así que pensamos hacer este grupo para mostrar nuestra cultura de una forma interesante”.