La Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles Berlanga afirmó que las mujeres son las vigilantes de este proceso de autoconstrucción porque son las primeras que quieren tener a sus hijos en sus casas, al realizar un recorrido por diversas calles del municipio de Santo Domingo Ingenio, la Titular de la SEDATU constató el apoyo de los gobiernos de la República y del estado de Oaxaca a través de la entrega de tarjetas BANSEFI, así como de diversas acciones que ya impulsan la autoconstrucción de viviendas, como es la asesoría técnica por parte de empresas sociales.

 Al día de hoy, en este municipio se han entregado tarjetas a 999 familias damnificadas, cuyas viviendas se vieron afectadas por los sismos de septiembre pasado.

En su recorrido, la Secretaria Rosario Robles atestiguó cómo los pobladores de estas comunidades del Istmo ya han recibido el recurso económico y han adquirido los materiales de construcción a precios económicos y con proveedores locales para autoconstruir su vivienda, tal como se ha convenido con diversas empresas dedicadas a proveer insumos para la edificación de viviendas.

La Titular de la SEDATU  aclaró que el Gobierno de la República apoya únicamente a aquellas familias damnificadas que fueron censadas, “y a nadie más que no haya sido afectado”, sentenció: “Las mujeres son las vigilantes de este proceso de reconstrucción porque son las primeras que quieren tener a sus hijos en sus casas”, reiteró quien hoy es la responsable de la reconstrucción del estado de Oaxaca.

Acompañada por la Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Nuvia Mayorga, y del delegado de la SEDATU en la entidad, Elpidio Concha, entre otros funcionarios, Rosario Robles visitó el Módulo de Asistencia Técnica donde personal de la Comisión Nacional de Vivienda, órgano sectorizado de la SEDATU, y empresas sociales apoyan el proceso de autoconstrucción.

Las empresas sociales otorgan asesoría a aquellas familias a las que ya se les entregó su tarjeta, con el propósito de que éstas tengan una capacitación adecuada sobre el manejo de estos recursos y sepan ejecutar su obra adecuadamente para que termine en una construcción eficiente y segura.

Estas empresas cuentan con prototipos de viviendas, además de que están dedicadas a realizar un proyecto lo más cercano posible a la vivienda con la que contaban las familias antes del sismo, respetando su identidad y costumbres.