El Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo estableció en 1989 el 11 de julio como el Día Mundial de la Población, con el que se pretende centrar la atención en la urgencia e importancia de las cuestiones relativas a la población, como resultado del interés generado por el Día de los cinco mil millones, que se celebró el 11 de julio de 1987.

Por lo que este año la celebracion centra su atención en la  “Planificación familiar”, para empoderar a las personas y contribuir al desarrollo de los países, siendo el mensaje principal  la importancia de el acceso voluntario a métodos seguros de planificación familiar como un derecho humano, clave para alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, ademas de ser un elemento vital para erradicar la pobreza.