Después de que el ex sacerdote Alberto Athié y Jesús Romero Colín interpusieran una denuncian en contra del Cardenal Norberto Rivera, por presuntamente encubrir a 15 curas pederastas, la Procuraduría General de la República “PGR” inició las averiguaciones el 19 de junio, mientras que esta semana los denunciantes acudieron a ratificar la queja, ademas de aceptar la denuncia interpuesra, por lo que la fiscalía federal dio a conocer que ya se abrió una carpeta de investigación por lo hechos que fueron denunciados por los sacerdotes, quienes además acusaron que en su momento “ni el cardenal ni la Arquidiócesis de México informaron” los hechos de los que sí tenían conocimiento.

El año pasado el cardenal declaró que no ha “protegido absolutamente a ningún pederasta, de hecho aquí en la Arquidiócesis, al menos unos 15 sacerdotes han recibido no solamente el juicio, sino sentencias que afortunadamente no tenemos que dar nosotros”.

Mientras que el ex ministro de culto “Nosotros nos abocamos a solicitar a la Secretaría de Gobernación si en algún momento el cardenal Norberto Rivera o la Arquidiócesis de México han informado respecto a esos 15 casos que el cardenal reconoce”.

Los dichos de Rivera Carrera, señaló Athié Gallo, exhiben que “tuvo conocimiento pleno, íntegro e indubitable de la comisión de presuntos hechos ilícitos perpetrados por al menos 15 sacerdotes adscritos a la Arquidiócesis a su cargo” por lo que debido a que el cardenal habría incurrido en una injustificada omisión jurídica, es que le resultaría una responsabilidad penal por encubrimiento de hechos que fueron de su conocimiento.