La dirigente del Frente Nacional francés y excadidata a la presidencia ha sido imputada por el supuesto desvío de fondos públicos de la Eurocámara para pagarle a empleados de su partido, y esto se debe al empleo que Le Pen, eurodiputada desde 2004, atribuyó a su jefa de gabinete, Catherine Griset, con fondos que la Eurocámara proporciona para contratar a asistentes parlamentarios, señalaron los medios franceses.

Le Pen ha comparecido este viernes ante el juez Renaud Van Ruymbeke y ha rehusado responder a las preguntas planteadas. La dirigente ultraderechista, que ha salido de la cita imputada por abuso de confianza y complicidad en abuso de confianza, se ha limitado a entregar una declaración escrita.

Compartir