Los subsidios del gobierno se destinan a desarrollos ubicados en perímetros de contención urbana cerca de los servicios públicos, las fuentes de empleo y las redes de transporte, señaló la Titular de la SEDATU Rosario Robles.

Quien ademas añadió que gracias a la nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbanono se podrán construir hogares en zonas que representen un riesgo para las familias mexicanas y para su patrimonio.

A partir de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, los subsidios que otorga el Estadomexicano para la construcción de vivienda se destinan tanto a desarrollos ubicados dentro de los perímetros de contención urbana, como a la población que percibe entre uno y 2.6 salarios mínimos.

Este cambio en la nueva Política Nacional de Vivienda ha permitido que los mexicanos de menores ingresos tengan acceso a una vivienda digna, como lo marca la Constitución, cercana a los servicios públicos, las fuentes de empleo y las redes de transporte.

Así lo estableció la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano del Gobierno de la República, Rosario Robles Berlanga, al señalar que uno de los principales cambios de la Política de Vivienda ha sido que el Estado mexicano recuperó su papel como rector del desarrollo de nuestras ciudades y no dejar esa responsabilidad a las empresas privadas.

La nueva política ─añadió─ también permitió la creación de la propia Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), como cabeza del sector y como el ente que delimita los esfuerzos a los que deben sujetarse estados y municipios, que son los encargados de ejecutar las planes de desarrollo urbano.

Adicionalmente, y gracias a la aprobación de la nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano se han logrado definir claramente los lugares en los cuales no es posible construir vivienda, toda vez que representan un riesgo tanto para las familias mexicanas como para su patrimonio.

Gracias a esta nueva Política Nacional de Vivienda, recordó la funcionaria, luego de vivir años de enorme dificultad, hoy la vivienda es un sector vigoroso que mantiene más de 3 millones de empleos y que genera una derrama económica estimada por las empresas privadas en 450 mil millones de pesos.