La titular de la SEDATU, Rosario Robles Berlanga, copresidió la Reunión Ministerial “Integrar la Reducción de Riesgo de Desastres a la Planeación Económica Integral”, celebrada en Cancún, Quintana Roo, donde compartió con delegados de 40 países, logros como la Red de Ciudades Resilientes, los Perfiles de Resiliencia Urbana y los capítulos que sobre el tema se encuentran en la nueva Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano del país.

El menor costo es la prevención y, por esta razón, el Gobierno de la República ha desarrollado una importante inversión de trabajo y recursos para reducir los riesgos y poner en pie las ciudades que puedan enfrentar algún desastre natural, aseguró la secretaria de la SEDATU Rosario Robles Berlanga.

La reunión,  también fue presidida por Robert Glasser, representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, y contó con 40 delegados de los cinco continentes.

De acuerdo con la información del Gobierno de la República, entre los años 2000 y 2012 los desastres naturales cobraron mil 986 vidas humanas y dejaron costos por 248 mil millones de pesos. Actualmente, 87.7 millones de mexicanos viven en zonas de riesgo de los cuales 79.5% habitan en zonas urbanas y semiurbanas.

Frente a este panorama, y por instrucciones del Presidente Enrique Peña Nieto, México elaboró una Guía de Resiliencia Urbana, documento al que deberán adecuarse todos los municipios del país a fin de anticipar, mitigar, ponerse en pie, e incluso preservar las fuentes de trabajo luego de algún desastre natural.

El Gobierno de la República ha financiado la elaboración de 225 Atlas de Riesgos Municipales, conformó la Red de Ciudades Resilientes y elaboró los primeros 16 Perfiles de Resiliencia Urbana para precisar los factores que inciden en la capacidad de resistir y recuperarse de un desastre.

Además, se adecuó la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano a los estándares internacionales de protección civil, se establecieron Normas de Resiliencia Obligatorias y se cancelaron las autorizaciones para crecimiento urbano en zonas de riesgo que no tomen medidas de mitigación.

Todo esto, resaltó la Titular de SEDATU, se desarrolló con una visión transversalidad, “con una visión transversal de todo lo relacionado con la gestión de los riesgos y la resiliencia, no como un aspecto correspondiente solo a un área del gobierno, sino de todas las áreas, sobre todo las vinculadas a la infraestructura, al desarrollo urbano y territorial”.

“Todo esto implica evidentemente una perspectiva de recursos importantes, pero entendidos no como focalizados en una sola área de gobierno sino como la integración transversal de diversas áreas cuyos recursos se ponen a disposición de esta visión de resiliencia”, explicó.

Además, comentó la responsable de la política de desarrollo urbano y vivienda del país, para el Gobierno de la República la visión de género es fundamental en toda la visión de prevención de riesgos, y desde luego en la resiliencia “porque mujeres y niñas también sufren de manera importante en condiciones de desastre y están sujetas todavía a una  mayor violencia cuando ocurre un desastre natural”.

“Nuestro proceso de urbanización nos obliga a realizar acciones para fortalecer la Gestión Integral de Riesgos de Desastres. Por eso en México hemos asumido la Nueva Agenda Urbana y el acuerdo 11 de Hábitat III para crear ciudades  sustentables, compactas, resilientes y seguras”, concluyó.