Tras el lamentable episodio que vivió la ciudad inglesa de Mánchester, la reina Isabel II realizó este jueves una emotiva visita al hospital infantil Royal Manchester, donde se encuentran hospitalizados algunos de los sobrevivientes del atentado sufrido el pasado lunes, en el concierto de Ariana Grande.

La monarca se abrió paso entre una hilera de enfermeros y médicos, llevando un mensaje de esperanza, Isabel II conversó con una de las víctimas, de 14 años, a la cual señaló, que lo que había sucedido era “terrible” y “muy malvado”. Ademas agradeció personalmente a quienes auxiliaron a las victimas en los momentos más críticos.

Vestida de azul, con una sombrero naranja, guantes y bolso en mano, su majestad arribó al Royal Manchester Children’s Hospital al punto de las 11:20 a.m., hora local,  justo después del minuto de silencio que se observó esta mañana en toda Gran Bretaña para rendir tributo a los fallecidos.