Hace 98 años de la partida del poeta y prosista mexicano Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo y Ordaz, mejor conocido como Amado Nervo, quien falleció en Montevideo, Uruguay  el 24 de mayo de 1919, a los 48 años de edad, su cadáver fue conducido a México donde se le rindió un homenaje, y ser sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Amado Nervo fue un poeta, y autor de novelas y ensayos, al que se encasillaba habitualmente como modernista debido a su estilo y su época, clasificación frecuentemente matizada por incompatible con el misticismo y tristeza del poeta, sobre todo en sus últimas obras, acudiéndose entonces a combinaciones más complejas de palabras terminadas en “-ismo”, que intenta reflejar sentimiento religioso y melancolía, progresivo abandono de artificios técnicos, incluso de la rima, y elegancia en ritmos y cadencias como atributos del estilo de Nervo.

Entre sus obras se conocen algunos títulos como: Poemas (1904), Lira heroica (1902), El éxodo y las flores del camino (1902), Perlas negras. Místicas. La voces (1904), Lecturas mexicana graduadas (1909), Ellos. Los que ignoran que están muertos, La locomotora, Las varitas de virtud (1909), En voz baja, La sombra del ala, Un libro amable (1909).