La monarquía británica ha guardado un minuto de silencio por las víctimas del atentado ocurrido anoche en Mánchester, durante el concierto de Ariana Grande, donde murieron al menos 22 personas y 59 resultaron heridas, aunque las autoridades británicas todavía investigan si el atacante suicida identificado como Salma Abedi actuó sólo o como parte de una red, el grupo conocido como Estado Islámico el día de hoy se atribuyó el ataque a través de sus canales en la red de mensajería Telegram.

Por el momento, las autoridades británicas no han verificado los vínculos con el autodenominado Estado Islámico.

Y el grupo frecuentemente declara estar detrás de incidentes terroristas, por lo que los expertos advierten que este tipo de reivindicaciones deben de ser manejadas con cautela.