Mientras se siguen conociendo víctimas de los ciberataques que afectaron a casi todos los rincones del planeta, el día de hoy Disney reconoció que le robaron una película, y que los hackers exigieron un rescate económico para no difundir detalles de las imágenes.

El jefe de Disney Bog Iger aseguró el lunes que piratas informáticos robaron una película aún no estrenada y piden un “gigantesco” rescate, informaron medios de prensa, no reveló qué película había sido robada pero sostuvo que la compañía no cedería a chantajes, según The Hollywood Reporter (THR), que citó a Igger en una reunión en Nueva York con empleados del canal de televisión ABC, que es propiedad del estudio.

El sitio del semanario indicó, citando varias fuentes anónimas, que Disney está trabajando con agentes federales para detectar cualquier publicación en la red al respecto.

El sitio especializado Deadline identificó Los Piratas del Caribe: la venganza de Salazar, que se estrena la semana próxima, como el blanco del ataque, mientras que otros periodistas de la fuente especularon que se trataba de Cars 3, que sale en un mes.

Los piratas exigieron el pago en la moneda electrónica Bitcoin y amenazan con difundir cinco minutos de la película, seguidos por 20 minutos hasta que el rescate sea entregado.

El incidente le sigue al ciberataque a Netflix, que llevó a la filtración de 10 episodios de Orange is the New Black antes del estreno.

 

FUENTE:EL MUNDO