En el segundo debate por el Estado de México, los temas a abordar eran salud y educación, economía y empleo, y desarrollo sustentable, pero tras el segundo encuentro de cara a la elección a la gubernatura los candidatos cruzaron ataques y acusaciones que en su mayoría se quedaron sin respuesta.

La tan anunciada “sorpresa” de la candidata Josefina Vázquez Mota quedó sólo en dos acusaciones en contra de Del Mazo. Una, que cuando fue presidente municipal de Huixquilucan sus cuerpos policiacos dieron “total protección a los grupos del crimen organizado”, en Huixquilucan se atrapó al Indio y al JJ y declaró que había comprado a toda tu policía, este narco que baleó al futbolista (Salvador) Cabañas, nunca cuidaste a nuestras familias, esas son las familias que tú protegiste y hoy tienes que responder”, le acuso Vázques Mota

La segunda acusación fue que el PRI y su candidato tienen vínculos de corrupción y saqueo con las empresas OHL y el Grupo Higa. De paso denunció que el gobierno del estado amenaza a la población de que si no vota por el PRI, les retirarán beneficios y programas.

El candidato Alfredo Del Mazo agudizó la confrontación y enfocó baterías contra su contrincante más cercana, al acusar que “Delfina no está preparada para gobernar, porque para eso se requiere de experiencia y determinación”, por lo que llamó a los mexiquenses “a ser responsables sobre la decisión que van a tomar”, así como “no poner en juego su futuro”.

Le reiteró sus descuentos del 10 por ciento al salario de los trabajadores del municipio de Texcoco, para entregarlos a Higinio Martínez y para su grupo político, su liquidación y los contratos a sus allegados.

La candidata Delfina Gómez utilizó la frase que le dio “fama” y repitió en tres ocasiones que “hoy le va requetebién en las encuestas y por eso están preocupados en el PRI”, sobre su falta de experiencia dijo: que no necesita experiencia para robar y para mentir.
Expuso que con “la experiencia de una ‘maestrita’ sí se puede”, y de nuevo evadió las acusaciones de su paso por la alcaldía de Texcoco.

El candidato Juan Zepeda acusó a Delfina de “doble moral”, pues se hizo acompañar –dijo– de los senadores experredistas, hoy de Morena, que votaron a favor de la reforma educativa. Zepeda expuso que “nadie es opción y que el tiro es entre tú y yo, Alfredo”, porque “caballo que alcanza gana”, y acusó que el priista es muy cercano a los grupos empresariales.

Notoria fue también el conjunto de ataques de la candidata independiente Teresa Castell en contra de Delfina Gómez, al acusarla que ella “no es tan honesta como dice y que también es parte de la mafia del poder”.