El Senado decretó el 24 de marzo de 2016, en el Diario Oficial de la Federación que el día 9 de mayo de cada año, sea considerado como el “Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal”, para hacer conciencia de que cada minuto al menos una mujer muere como consecuencia de complicaciones durante el embarazo y el parto y otras 20 sufren lesiones, infecciones o enfermedades, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Mortalidad Materna y Perinatal constituye un grave problema de salud pública, inequidad social y derechos humanos, cada día mueren aproximadamente 830 mujeres por causas prevenibles. Entre las principales causas se identifican: las obstétricas indirectas, enfermedad hipertensiva del embarazo y otras complicaciones del parto como hemorragias y abortos.

Razón por la cual, se intensificará en las unidades médicas de la Secretaría de Salud, la consulta pregestacional y control prenatal, valoraciones y ultrasonidos para conocer el bienestar fetal y materno, laboratorios clínicos, detección de VIH y VDRL (enfermedades venéreas) en el primer trimestre, ingesta de ácido fólico y sulfato ferroso, así como seguimiento y tratamiento de las infecciones de las vías urinarias.