La Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU), a través del Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento Ejidal (FIFONAFE), acordó la cancelación de los financiamientos otorgados a jóvenes campesinos emprendedores en los ejercicios 2004, 2005 y 2006.

El FIFONAFE ha iniciado la devolución de los pagarés con el sello de cancelado en los ejidos y comunidades de donde son originarios los jóvenes emprendedores, en pequeñas reuniones con la presencia de la representación de los núcleos agrarios y las autoridades locales, informó el director general del FIFONAFE,  Carlos Flores Rico, por instrucciones de la titular de la SEDATU, Rosario Robles.

Dicha cancelación se da en el marco de los compromisos del Presidente de las República Enrique Peña Nieto para la impartición de justicia cotidiana, y de los programas Fondo de Tierras y Joven Emprendedor Rural.

Con esta acción se otorga seguridad jurídica en la propiedad de las inversiones realizadas con los apoyos financieros entregados a jóvenes emprendedores rurales para la adquisición de derechos parcelarios o renta de parcelas en las que se instalaron proyectos productivos que beneficiaron  a 2,085 grupos de jóvenes de Aguascalientes, Chihuahua, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

Destacan entre las inversiones realizadas, las de proyectos pecuarios, agrícolas tecnificados, agroindustria y acuícolas; sin embargo la situación económica que hemos vivido no ha permitido a los emprendedores estar al corriente de sus pagos. Ya que los proyectos requieren cada día de mayores inversiones y atención para mantenerse competitivos y en el mercado.

El Comité Técnico y de Inversión de Fondos del FIFONAFE aprobó la cancelación de los pagarés suscritos por los beneficiarios del Programa Fondo de Tierras para el periodo de 2004 a 2006 con el que se apoyaron 2 mil 85 proyectos de grupos de jóvenes emprendedores rurales, firmándose 27 mil 414 documentos que amparan 526 millones 900 mil pesos, de los cuales 372 millones 900 mil pesos corresponden al apoyo financiero y 154 millones de pesos a intereses.

Con acciones como estas de justicia cotidiana, el Gobierno federal brinda certidumbre en el patrimonio para que los emprendedores beneficiados puedan utilizar sus talentos y habilidades para progresar y lograr un crecimiento económico.

Compartir