La secretaria de Desarrollo Urbano, Territorial y Urbano, Rosario Robles aseguró QUE con la instalación del Consejo Nacional de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, México ha iniciado una era en lo que se refiere a la planeación de nuestra ciudades y a la gestión del territorio nacional.

Una nueva era –añadió– en la que se contará con una visión transexenal de largo plazo, en la que no solamente participan los tres niveles de gobierno, sino el Poder Legislativo, la academia, el sector privado y la sociedad en su conjunto.

Recordó que el Consejo Nacional de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano se deriva de la Nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Humano, aprobada por el Congreso de la Unión en noviembre del año pasado.

La legislación establece que el Consejo será un organismo de conformación plural y de participación ciudadana, cuya función será asesorar, evaluar y dar seguimiento a las políticas públicas referentes al desarrollo urbano y a la gestión territorial.

Una de las funciones más importantes, será elaborar propuestas para la conformación de la Estrategia Nacional de Ordenamiento Territorial, a la que deberán sujetarse los tres niveles de gobierno y que tendrá un horizonte a 20 años.

La titular de SEDATU reconoció que “las ciudades que son prósperas, impulsoras de las actividades económicas, seguras, sostenibles, resilientes e incluyentes, lo son porque tienen una buena planeación del uso del suelo, un financiamiento eficiente y  una gran participación ciudadana”.

Ahora, por primera ocasión en la historia de México, se cuenta con un andamiaje legal en el que se reconoce que “nuestro desarrollo está ligado al territorio y que éste debe ser gestionado con una visión transexenal, con una visión al menos a 20 años”.

Finalmente, estableció que “este Consejo y sus equivalentes estatales y metropolitanos, así como los municipales, son la columna vertebral de esa visión; la cadena que permitirá que la Estrategia Nacional de Ordenamiento Territorial que la Ley marca permita desarrollar estas ondas de cambio que el país requiere en todos los órdenes de gobierno y en todas las regiones”.

Compartir