La Organización Mundial del Comercio (OMC), ha autorizado a México imponer por hasta 163 millones de dólares anuales sanciones comerciales contra Estados Unidos, tras ganar una añeja disputa sobre las normas del etiquetado del atún, y en respuesta al bloqueo sistemático de este país hacia las importaciones de atún mexicano, gracias a la resolución favorable emitida este martes por un árbitro de la OMC.

 

El organismo internacional ha aprobado esta medida después de casi nueve años de un litigio que se originó por la exigencia por parte de Washington del sello ‘Dolphin friendly’ (Seguro para los delfines, en inglés), que supuestamente garantiza que el atún que se vende en el país es capturado con un método de pesca seguro para estos mamíferos marinos. En su demanda, México rechazó estas reglas del etiquetado, calificándolas de discriminatorias.

Las autoridades mexicanas alegaban que a pesar de haber conseguido reducir hasta el mínimo las muertes de cetáceos, su industria pesquera tenía que seguir sufriendo las restricciones estadounidenses, mientras denunciaban que el Gobierno de EE.UU. no monitoreaba de manera tan minuciosa la pesca en otras regiones.

Compartir