Mikel Arriola Peñalosa, director del Instituto Mexicano del Seguro Social, señaló que el IMSS buscará elevar la edad de retiro, ya que de no ser así, el instituto federal se iría a una quiebra financiera para el 2030.

En 2030, el número de trabajadores en activo por cada pensionado será negativo, lo cual supone una crisis real para la operación del Instituto Mexicano del Seguro Social, comentó.

Asimismo argumento que actualmente el IMSS cubre pensiones de 270, 000 ex trabajadores, cuya edad promedio de retiro fue de 52 años. “Ningún sistema tiene una edad tan baja ante un aumento de esperanza de vida que rebasa 80 años”, señaló.

Anualmente el IMSS destina cerca de 300, 000 millones de pesos al pago de pensiones, casi el 40% de su presupuesto total, que asciende a los 800, 000 millones de pesos.