Un 24 de abril pero de 1897 nace Manuel Ávila Camacho en Teziutlán, Puebla, quien fuera militar, político y presidente de México de 1940 a 1946, Ávila Camacho inicio su gobierno en un ambiente de sospecha de que su triunfo electoral no era legítimo, buscando enfocarse en tres aspectos importantes: el problema agrario, las relaciones entre capital y trabajo ademas de la educación socialista. Fue General de División al fallecer en su propiedad “La Herradura”, en el Distrito Federal el 13 de octubre de 1955.

Manuel Avila Camacho tomó posesión como Presidente de la República el primero de diciembre de 1940. Durante su gestión se realizaron obras y sucesos importantes.

  • En 1943 se elevó el presupuesto para la creación de escuelas.
  • En 1944 se organizó la campaña de alfabetización y se creó un timbre postal pro-alfabetización, se editaron 10 millones de cartillas y 10 millones de cuadernos de escritura que fueron distribuidos en todo el territorio
  • Se fundó el Instituto del Seguro Social; se reanudaron las relaciones diplomáticas con la Gran Bretaña y la Unión Soviética; se convirtieron en Secretarías de Estado los Departamentos de Marina y de Trabajo; la Secretaría de Guerra cambió su nombre a Secretaría de la Defensa Nacional; se decretó la congelación de rentas en beneficio de las clases populares; se continuó con la reforma agraria y el reparto de la tierra a los campesinos.
  • La moneda se devaluó y provocó una crisis inflacionaria.
  • El primero de abril de 1944 fue víctima de un atentado del teniente de Artillería Antonio de la Lama y Rojas.
  • En esa misma época los Estados Unidos de Norteamérica declararon la guerra a Alemania. México le declaró la guerra a los países del Eje. El Gobierno del General Ávila Camacho coopera en la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial, con el envío de miles de trabajadores a los Estados Unidos de Norteamérica, de petróleo y otros artículos que se producían en el país.
  • El Escuadrón 201 peleó bajo los colores de nuestra bandera en Filipinas contra los japoneses. Al final de su período hubo una gran agitación sindical: paros, huelgas y sabotajes en los Ferrocarriles Nacionales.