El día de ayer la policía española detuvo en Barcelona al ciudadano mexicano Javier Nava Soria, quien fungió como contador de Duarte, por lo que esta vinculado a las investigaciones que las autoridades mexicanas realizan sobre la presunta red de operaciones con recursos de procedencia ilícita del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

La Procuraduría General de la República, a través de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales, informó que la Oficina Central Nacional de Interpol México, notificó que con motivo de la ficha roja emitida por el Gobierno de México, esta persona fue localizada y detenida con fines de extradición en la ciudad de Cabrils, Barcelona.

Esto derivado de una orden de aprehensión librada por el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal en la Ciudad de México, con residencia en el reclusorio norte por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.

De acuerdo al Tratado de Extradición y Asistencia Mutua en Materia Penal entre los Estados Unidos Mexicanos y España, el gobierno de México cuenta con 45 días para formalizar la solicitud de extradición.

En noviembre pasado, el diario Reforma publicó que la Secretaría de Hacienda de México y la PGR detectaron una empresa en la que Moisés Mansur Cysneiros, el presunto prestanombres de Javier Duarte, tenía como socio al empresario gasolinero William Jorge Karam Kassab, en una sociedad llamada Servicios Profesionales Jura SA de CV, en el Estado de México.

En esta empresa aparecía como comisario Javier Nava Soria, un contador que entonces ya se encontraba prófugo de la justicia por su presunta participación en la red de lavado de dinero de Duarte, como apoderado de empresas fantasma.