Para resolver el problema de plástico causado por las botellas de agua, el equipo de Skipping Rocks diseñó una nueva manera de llevar este líquido la “botella de agua” Ooho! de Skipping Rocks Lab, desarrollada por Rodrigo García González y Pierre-Yves Paslier, que es una burbuja hecha con una membrana transparente, fabricada con extractos de algas marinas por lo cual se puede ingerir o en el peor de los casos, si se prefiere tirar, se descompone de forma natural en un mes por ser un material orgánico fácil de producir y económico para su fabricación.

Esta membrana, ademas de agua puede contener otros tipos de bebidas como: bebidas alcohólicas y refrescos, ya que se pueden aplicar colorantes y saborizantes. Cada burbuja Ooho! es más barata de producir que una botella de plástico aunque también, al menos por ahora, es mucho más pequeña e igual hay que lavarla con agua antes de consumirla.

La compañía presentó su creación en 2014, pero en este momento busca ampliar su visibilidad planteándola como una alternativa para festivales y maratones, lugares para demostrar el impacto de su invención,  actualmente recaudó 800 mil libras en Crowdcube, un sitio de financiamiento colectivo (pero en el que se venden acciones de la compañía), para tener fondos que le permitan seguir con su desarrollo y crecer.

Compartir