El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza, puso en operación este lunes el “Macrotúnel”; que es el paso subterráneo más largo de México, con una longitud de más de 3 kilómetros, cuenta con tres carriles (uno reversible), señalización horizontal, sistemas de seguridad con videocámaras y un centro de control, ventiladores e iluminación de la más alta tecnología, con luces Led ahorradoras de energía y amigables con el medio ambiente, ademas de los entronques Brisamar y Cayaco, que unen la zona tradicional de La Costera con la Diamante y el Aeropuerto Internacional de Acapulco, Guerrero.

Con esta obra se reducen en 16 minutos los tiempos de recorrido en temporada baja y en más de 1 hora y 30 minutos en periodos vacacionales.