Te presentamos los mejores lugares para disfrutar esta temporada, ya sea por la emotividad u originalidad de sus fiestas, o porque ofrecen escenarios ideales para escaparse de la rutina.

1.-Barrancas del Cobre: Este sistema de cañones y profundas barrancas es el hogar de los rarámuris y constituye uno de los espectáculos naturales más impresionantes de México. Sus montañas invitan al rappel, mientras que sus extensas tirolesas famosas entre los aventureros, es posible descubrirlas a bordo del “Chepe”, un tren que atraviesa varios poblados, que nos regala panorámicas de ensueño. En Semana Santa este destino cobra un encanto especial gracias a las tradiciones de los tarahumaras (de más de 400 años de antigüedad), que dan vida a uno de los fenómenos de sincretismo religioso más singulares de nuestro país. A lo largo de estos días hay encendidos de fogatas, toque de tambores, música de flautín, peregrinaciones, la quema del Judas-mestizo en la Misión de Tewerichic, y el consumo de tesgüino, una bebida alcohólica de maíz.

Cómo llegar: Toma el tren Chihuahua-Pacífico (Chepe) y bájate en Bocoyna. Sigue un camino de terracería hasta la Misión de Sisoguichi, una vez ahí toma el camino que va a la comunidad de Panalachi. Es una distancia de aproximadamente dos horas. De ahí, por un camino de tierra, sigue hasta Tewerichic y prepárate para una gran aventura.

2. Tlayacapan: Pueblo Mágico morelense es cálido y lleno de color. Por su magnífico Ex Convento San Juan Bautista, que aloja antiguas momias, forma parte de la Ruta de los Conventos declarada por la UNESCO, destaca por sus tradiciones, spas, restaurantes, y por sus trabajos artesanales, donde las velas de escamas y la alfarería de barro vidriado son las más buscadas. En Semana Santa, se viste de fiesta y sus calles se llenan de procesiones y alegría. Además del Via Crucis, los chinelos bailan al ritmo de la banda y la gente muestra una mezcla de alegría con fe y devoción.

Cómo llegar:Partiendo de Tepoztlán, toma la autopista Tepoztlán-Cuautla (115 D) hasta Oaxtepec. Desde ahí son 9 km más hacia el norte por la carretera federal 113. (Oaxtepec-Xochimilco).

3.Taxco, Guerrero: Este Pueblo Mágico está dotado de una gran riqueza artesanal y arquitectónica, debido a la abundancia de sus minas de plata. Entre sus callejuelas se descubren pintorescos rincones, el Museo Spratling y la Parroquia de Santa Prisca y San Sebastián, uno de los ejemplos más hermosos de la arquitectura colonial. Asimismo, podrás subirte al teleférico desde el que se admira el paisaje rodeado de montañas y cañadas, y adquirir bellos objetos en plata en sus múltiples tiendas y talleres. En Semana Santa, Taxco adquiere otro colorido. Durante estas fechas se realizan misas, el Vía Crucis y la singular procesión en donde los fieles cargan pesados bultos de ramas y avanzan en silencio para sanar sus culpas o hacer peticiones especiales.

Cómo llegar: Se localiza a aproximadamente 104 km al norte de Chilpancingo, capital del estado de Guerrero y desde esta ciudad, debes tomar la carretera núm. 95 con rumbo a Iguala.

4.- Costa Esmeralda, Veracruz: Entre Nautla y Tecolutla se extiende una franja de 50 kilómetros llena de playas de aguas verdes y azules, con oleaje tranquilo. Costa Esmeralda es el destino ideal para el descanso: su clima es templado y sus servicios turísticos son de buena calidad. También permite realizar deportes acuáticos y visitar un campamento tortuguero. Entre sus atractivos están sus hoteles, que van desde los rústicos a los de clase especial, como el Azúcar de Grupo Hábita, la gastronomía es sencillamente deliciosa (no dejes de probar pescados y mariscos frescos). En Playa de Casitas hay una excelente oferta culinaria en restaurantes y palapas, el poblado de San Rafael también merece visita, de estilo francés, cerca de Costa Esmeralda también se encuentran una joya arqueológica y un Pueblo Mágico: El Tajín y Papantla, no dejes de admirar sus pirámides de nichos, mientras que en la población que huele a vainilla, su danza de los voladores es lo más memorable.

Cómo llegar: Toma la carretera núm. 130 México–Tuxpan; o bien la carretera núm. 131 Perote–Nautla, así como la carretera federal núm. 180. 

5.- Mahahual, Quintana Roo: en la Riviera Maya se ubica este destino que, a diferencia de otros como Cancún, Playa del Carmen y Tulum, aún conserva un ambiente pueblerino, dotado de hoteles pequeños y calles sin pavimentar. Mahahual es idóneo para los que quieren escaparse y disfrutar al máximo del encuentro con la naturaleza y de las vistas del mar Caribe. Aquí la fauna marina es impresionante (se localiza cerca del atolón coralino de Banco Chinchorro), por lo que podrás observar tortugas, delfines, manatíes y caballos de mar. Tiene uno de los muelles más importantes de la costa y sus aguas, de suave olaje, son perfectas para nadar, bucear y pescar. Muy cerca está la reserva de la Biósfera Sian Ka’an y Bacalar, con su espléndida laguna de siete colores.

Cómo llegar: Desde la Riviera Maya, toma la carretera núm. 307 hacia el sur, antes de llegar a Bacalar, toma la desviación que lleva a la carretera núm. 184.