El día de ayer en una acción sin precedentes, el gobierno de México, a través del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), anunció la compra e inclusión en el cuadro básico de dos innovadores medicamentos para la cura de la Hepatitis C, los cuales tienen una efectividad del 95 por ciento sin causar daños ni efectos secundarios y reducen el tiempo de tratamiento en 75 por ciento, con respecto a las terapias anteriores, con lo que se esperan ahorros en días de hospitalización e incapacidades, pues el tratamiento para Hepatitis C tendrá una duración de 3 a 6 meses.

Asociaciones civiles de pacientes y destacados médicos hepatólogos reconocen la decisión del IMSS de incluir las terapias más nuevas para salvar la vida de enfermos del hígado.

El IMSS dijo que los medicamentos: “Se compraron a un precio 90% menor que en Estados Unidos y 88% por ciento menor que en Canadá, gracias a negociaciones directas con los fabricantes”.

Para su operación, el IMSS pone en marcha el Modelo de Atención Integral para este grupo de pacientes en ocho Hospitales Regionales de Especialidades. Con esto, el IMSS se convierte en la primera institución de salud pública que atacará esta enfermedad con medicamentos de última generación, y antes de este gobierno, su compra era impensable por la situación financiera en la que se encontraba la institución.

Al anunciar el tratamiento con los antivirales Sofosbuvir-Ledipasvir y Ombitasvir, Paritaprevir, Ritonavir y Dasabuvir, el Director General Mikel Arriola explicó que con esto se manda el mensaje a la industria farmacéutica de que el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto apuesta al uso de medicamentos de última generación que curen, sin importar su costo.