La Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) reportó ayer que la calidad del agua en las playas mexicanas es segura para los vacacionistas, aunque, la excepción es Playa Hermosa, ubicada en Ensenada Baja California, donde el nivel de enterococos faecalis, una bacteria que causa infecciones urinarias, llegó a 263 por cada 100 mililitros, cuando la norma de la Organización Mundial de la Salud es de 200.

El monitoreo de la Cofepris y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) se realizó en 267 playas de las 17 entidades costeras, y arrojo los siguientes resultados:

En Acapulco, de las 19 playas públicas, Copacabana, Copacabana II e Icacos son las que tienen los niveles más altos de enterococos, con 37, 32 y 34 por cada 100 mililitros, respectivamente.

Tlacopanocha, también de Acapulco, tenía 249 enterococos por cada 100 mililitros en el monitoreo de marzo de 2015, pero esos niveles descendieron significativamente, tanto en 2016 como en 2017, al pasar a 42 y en la actualidad a 15.

Las siete playas de Cancún, Puerto Morelos, Delfines, Marlin, Tortugas, Langostas, Las Perlas y Niño Puerto Juárez, tienen menos de 21 enterococos por cada 100 mililitros, lo cual las hace aptas para nadar.

Lo mismo sucede en las nueve playas de Cozumel, y en las cinco de Progreso, ubicadas en la Península de Yucatán.

En Matamoros, Tamaulipas, las dos playas, antes conocidas como Bagdad, hoy Costa Azul, tienen niveles de 10 enterococos, mientras que en Ciudad Madero los niveles van de los 10 a los 23.

En Los Cabos, Baja California Sur, las playas tienen entre 10 y 27 enterococos.

Otro destino con niveles muy bajos de la bacteria es Puerto Vallarta, Jalisco. La más contaminada es Mismaloya, con 20, mientras que todas las de Ixtapa Zihuatanejo tienen niveles de 10, con excepción de la playa el Palmar V, con 18.