El Congreso de Nuevo León aprobó por unanimidad reformas al Código Penal del estado, a efecto de tipificar el feminicidio como delito autónomo, al reformar el Código Penal, Código de Procedimientos Penales y la Ley de Acceso de Mujeres a una Vida Libre de Violencia, castigando este hecho con penas máximas que iran de los 40 a 60 años de pricion. El Instituto Estatal de las Mujeres en Nuevo León tiene un registro de 677 mujeres asesinadas de 2010 a la fecha, de los cuales 119 se catalogan como violencia familiar o violencia de género; es decir que se acreditarían como feminicidios, datos que para la diputada independiente Karina Barrón, promotora de la reforma, impulsaron a buscar una solución al problema que genera la violencia de genero.