La madrugada de este martes, se registro un bombardeo aéreo con supuestos armamentos químicos, dejando como resultado más de cien muertos y decenas de heridos  una provincia  de Siria, horas más tarde se registro un nuevo ataque a un hospital en el cual se encontraban algunos de los heridos del primer ataque, la Comisión de la ONU que investiga los crímenes de los ataques dijo, que es “imperativo” pues los autores de estos atentados deberán ser juzgados, ambos hechos, de ser verificados, constituyen crímenes de guerra y suponen graves violaciones de los derechos humanos.

A través de un comunicado informaron que se están investigando las circunstancias que rodean este ataque, incluido el supuesto uso de armamento químico y el ataque posterior a un hospital.

 

Compartir