En 2015, el Registro Agrario Nacional tenía en trámite 153 mil 390 asuntos y de estos más de 91 mil tenían un retraso de más de 60 días naturales, por ello el Presidente Peña Nieto dio la instrucción de acabar con ese rezago. Aplicando innovaciones tecnológicas, mejorando los procesos y las medidas por la transparencia y la honestidad se cumplió con la instrucción presidencial y se abatió el rezago, por tal motivo fortalecer al sector agrario es una prioridad para el gobierno de la república, porque tiene el compromiso de elevar la calidad de vida de todas y todos los mexicanos a partir de estrategias justas, seguras y sustentables.

“Las y los mexicanos necesitan sentencias claras y objetivas, necesitan una justicia agraria respetuosa de las facultades exclusivas de los ejidos y comunidades, que respete los derechos humanos, de los adultos mayores, de las mujeres campesinas y de los indígenas; una justicia agraria comprometida con la transparencia y el combate a la corrupción para evitar que la tierra se convierta en el botín de unos cuantos, eso es lo que demandan los campesinos y esa es la tarea que cumple el Tribunal y por eso nuestro reconocimiento”, afirmó la Titular de la SEDATU, Rosario Robles.

La adecuación y actualización de la legislación en la materia, son acciones que se realizan desde el seno de esta dependencia en beneficio de las y los campesinos mexicanos, “con la nueva Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, ahora le da a la Procuraduría Agraria mayores facultades, con lo que se harán valer los derechos humanos de tercera generación que forman parte de la visión integral del Ejecutivo cuyo único objetivo es que asumamos nuestra responsabilidad para estar de lado de la gente y darle a las instituciones la fuerza necesaria para detonar el cambio que el país necesita”, afirmó.