Un equipo de científicos italianos ha demostrado que las personas que hablan dos idiomas son más resistentes a la enfermedad de Alzheimer: en ellas, los síntomas aparecen más tarde y suelen ser más leves. El estudio ha sido publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)’.

Los investigadores, que trabajan en el hospital de San Raffaele de Milán, estudiaron cómo funciona la enfermedad en pacientes que hablaban dos o más idiomas, para identificar las bases neurológicas por las cuales el cerebro de las personas bilingües es menos vulnerable al Alzheimer.

El equipo responsable del experimento utilizó la tomografía por emisión de positrones (FDG-PET) para captar imágenes que permitieron medir el metabolismo cerebral y el grado de conectividad funcional entre las diferentes áreas y estructuras cerebrales. En el experimento participaron más de 80 personas, algunas bilingües y otras que hablaban un solo idioma, como grupo de referencia.

Los resultados del estudio fueron lo suficientemente concluyentes como para demostrar que en los cerebros de los sujetos bilingües se frenaba el progreso de la enfermedad. En concreto, se estableció que hablar más de un idioma retrasaba la aparición de la enfermedad en unos 5 años, y se encontró relación entre el bilingüismo y una mejor capacidad para reconocer lugares y rostros, lo que se considera sin duda una mejora con respecto a los síntomas propios del Alzheimer.

El informe científico pone énfasis en la importancia del uso de esas lenguas, más allá de su conocimiento: “Al comparar los resultados del cuestionario con las de PET y con el rendimiento de los pacientes, se observa que cuanto más se utilizan las dos lenguas, mayor es el nivel de los efectos en el cerebro y mejor es el rendimiento. La cuestión no es tanto conocer dos lenguas, sino usarlas constantemente de una manera activa, y durante toda la vida”, explica Daniela Perani, conductora de la investigación, en declaraciones recogidas por la revista ‘Muy Interesante’.

Fuente: RT